Viajar con gatos en tren

En alguna ocasión, quizás nos veamos obligados a desplazarnos con nuestro gato en un tren u optemos por este medio de transporte debido a su comodidad y velocidad. El problema puede ser serio porque se trata de un transporte público. Antes de todo es importante que nuestro gato lleve su pasaporte o cartilla siempre en regla y que consultemos la información disponible y actualizada de la compañía con la que realizaremos el viaje.

Gato viajando en tren

Viajar con el gato en tren

Viajar con gatos en trenes de Renfe

Renfe permite el desplazamiento con animales en sus trenes de Grandes Líneas, Regionales y AVE, en donde hay que cumplir unos requisitos y el gato tiene que pagar un billete especial. Lo más curioso, es que aun pagando el billete del gato, no nos ofrecen garantías de que podamos desplazarnos con nuestro gato. La única solución es efectuar la reserva con la suficiente antelación, para que no tengamos que depender de factores externos para emprender el viaje.

Lo más importante es que el que viaje con un gato en un tren, conozca las normas, y que sepa lo que es correcto y lo que no, para evitar posibles sustos.

En este link, encontrareis toda la información que nos ofrece Renfe para viajar con nuestra mascota o nuestro gato en nuestro caso :).

Dado que los trenes de Grandes Líneas de RENFE son de los más caros de que dispone, junto con los de AVE, no os miento si os digo que el 50% de la tarifa que paga el gato os puede salir muy cara. El único consuelo es que disponen de espacios destinados a maletas o bultos de dimensiones especiales, con lo que el gato puede viajar con no mucho agobio y observando un montón de piernas que se dirigen o vuelven del coche en el que se encuentra la cafetería. Pero si el gato dice “Miau” y otro pasajero se queja, no os extrañéis si os tenéis que apear en la siguiente estación tú y tu gato y sin viaje.

Y el siguiente aviso va dirigido a quienes no han cogido un tren en los últimos años, coincidiendo con el “boom” del AVE por todas partes y con paradas en todas las ciudades:

RENFE ha suprimido numerosos trenes. Algunos han desaparecido sin más, sin sustituciones por otros pese a ser de largo recorrido y otros han sido sustituidos por AVES, con lo que aumenta el precio del billete, reduciéndose la frecuencia. Lo que os quiero decir con ésto es que la oferta de trenes se ha reducido por lo que aparentemente la demanda ha aumentado, y en la actualidad es difícil encontrar plaza en un tren normal. Compra tu billete y el de tu gato con antelación para asegurarte de que no vas a encontrar ningún problema.

En los trenes de cercanías y regionales de la Generalitat de Catalunya se admite más de un animal, pero los de cercanías únicamente a partir de las 10 de la mañana en los días laborables. Los gatos deben ir en su jaula para gatos.

Viajar con gatos en trenes de la Unión Europea

En cuanto a los trenes de la Unión Europea (excepto los de Irlanda), decir que se puede viajar con el gato sin facturarlo como equipaje, aunque no se disponga de compartimento individual. ¡Es muy importante siempre llevar la documentación del gato en regla!

Para cualquier país en concreto, infórmate al detalle para evitar sorpresas desagradables.