Mordedura de gato

Un gato me ha mordido ¿qué hago?

Una mordedura de gato puede derivar en una infección severa, con consecuencias nefastas para la parte infectada y para nuestra salud en general. En caso de mordedura de gato, independientemente de las condiciones o gravedad de la misma recomendamos acudir inmediatamente a un médico. No hablamos de mordeduras superficiales sino de aquellas en las que los colmillos perforan la piel de forma profunda con sangrado abundante.

La saliva de los gatos contiene unas bacterias muy peligrosas para el ser humano por lo que una mordedura de gato no debe nunca ser subestimada, acudir al doctor inmediatamente puede salvarnos de una operación quirúrgica o de otras indeseables consecuencias.

Mordedura de gato infectada

Mano operada por una mordedura de gato infectada

¿Cómo determinar la gravedad de la mordedura de un gato?

En estos casos debes acudir inmediatamente al doctor:

  • La mordedura del gato está en la cara
  • Aprecias pequeños agujeros o heridas profundas causadas por los colmillos
  • Sangras abundantemente y no se detiene
  • La mordedura se ha producido cerca de un tendón o ligamento (en estos casos la infección puede expandirse rápidamente a lo largo de una de nuestras extremidades)

Mordedura de gato: Tratamiento

En primer lugar limpia con agua abundante y jabón (neutro a poder ser) la herida. Mantén la parte donde has recibido el mordisco bajo el agua durante unos minutos para limpiarla en profundidad y que se detenga el sangrado. Usa un antiséptico o desinfectante y despues de esto, desplázate hasta tu hospital más cercano.

La primera pregunta que nos hará el doctor es si el gato que nos ha mordido es callejero o casero. En el caso de que sea una mordedura de gato casero, podremos estar más tranquilos al saber que el gato está (deseablemente) vacunado y en adecuadas condiciones de salud; aunque esto no elimina o disminuye el peligro, el tratamiento o consecuencias de nuestra lesion. Si por el contrario la mordedura es de un gato callejero los peligros aumentan.

El tratamiento de la mordedura del gato dependerá de la profundidad de esta y del grado de infección que presente. En el mejor caso posible, el tratamiento para la mordedura del gato consistirá en la administración de antibióticos y retirada del tejido dañado.

En el peor de los casos y en especial cuando la mordedura se haya producido cerca de un tendón será necesaria una operación para limpiar la infección adherida al tendón y evitar que esta siga creciendo para derivar en consecuencia mucho peores.

Mordedura de gato: Consecuencias

Al igual que el tratamiento, las consecuencias dependerán de la gravedad de la lesión.

Como experiencia personal, las consecuencias de una mordedura de gato no cogida a tiempo (3 horas son bastantes para que la infección se expanda por un tendón o articulación) han sido cuanto menos inoportunas.

Tras sufrir el mordisco de uno de mis gatos en un dedo, pensé que la herida no era lo suficientemente seria como para acudir al médico, o que se curaría por sí misma.

 

A las 3 horas con una severa hinchazón en la mano me dirigí al hospital donde la única solución para mi mordedura de gato fue una operación de dos horas para limpiar el tendón de uno de los dedos de la mano y todo el pus acumulado entorno a éste.

 

Las consecuencias: 24 puntos de sutura a lo largo de la mano, una semana de hospitalización bajo el continuo riesgo de que la mordedura del gato se volviera a infectar e hubiera que operar de nuevo y más de 6 meses de rehabilitación con un fisioterapeuta para poder recuperar la movilidad de la mano. ¡Una mordedura de gato no es ninguna broma!

mordedura de gato

15 días después de la operación por la mordedura de mi gato