Mi gato no me deja dormir

Si no quieres despertarte con el culo de tu gato en la cara, no dejes a tu gato subirse a la cama. Tan simple de decir pero tan difícil de llevar a cabo.

A los gatos les encantan los edredones, las camas y acurrucarse al lado de sus dueños, una vez que el gato suba a la cama se hará dueño de ella para siempre y será imposible echarlo. A nosotros nos encantan los gatos, pero también nos encanta dormir. Los gatos son más de madrugar, y generalmente antes de las 6 de la mañana ya están despiertos… la pesadilla de cualquier humano normal.

¿Por qué mi gato no me deja dormir?

Lo primero que tienes que hacer es descartar que tu gato esté enfermo. Al igual que a los humanos, el dolor o la enfermedad quita el sueño a los gatos.

Mi gato no me deja dormir

SOS Mi gato no me deja dormir

Si tu gato no te deja dormir y te camina por encima mientras intentas conciliar el sueño, o si tu gato te despierta durante la noche para saludarte sigue estos 5 consejos:

  1. Los gatos son como niños: aman la rutina. El primer paso para conseguir que tu gato te deje dormir es trabajar en crear una rutina. No puedes enseñar al gato a respetar tus horarios de sueño, pero si puedes enseñarle a convivir con ellos.
  2. Desayuno siempre listo. ¿A quién no le encanta desayunar? Muchos gatos quieren madrugar para poder desayunar, deja comida en el cuenco de tu gato para que pueda desayunar el solo y no quiera despertarte antes para que le alimentes.
  3. Normas de la cárcel. Al igual que en la cárcel, las luces se deben apagar todos los días a la misma hora. Esto es muy importante para ayudarle a desarrollar una rutina del sueño. Al apagar las luces el gato entenderá que es momento de relajarse y acurrucarse.
  4. Manda al gato castigado a la esquina. Muchas personas y muchos gatos necesitan ser castigados para aprender correctamente. Si tu gato llora o te despierta intenta ignorarle, si no lo consigues castígale, échale de la habitación o mándale fuera, que entienda que está haciendo algo mal, pero sin enfadarte.
  5. Acepta que tu gato tiene razón y levántate. Los gatos son especialistas en detectar cuando alguien está durmiendo más de lo habitual, no seas perezoso y acepta la llamada de tu gato, ¡sal de la cama!

A parte de estos consejos, también puedes recurrir a trucos como cansar a tu gato durante el día con juegos de gatos que alimenten su ingenio y les ayuden a moverse por ejemplo para buscar la comida o conseguir premios. Si tu gato pasa mucho tiempo solo en casa es normal que esté aburrido, dale vistas al exterior, juguetes y cariño.

Muchas veces lo que el gato quiere es llamar nuestra atención, si te despiertas y le acaricias se acostumbrará y nunca dejará de hacerlo. Si te enfadas o le regañas no entenderá lo que pasa y se deteriorará vuestra relación. La mejor clave: PACIENCIA, ignora a tu gato y en 2 semanas no volverá a hacerlo.

Gato durmiendo

Gato durmiendo

¡Felices sueños!