Gatos famosos de la Aristocracia

Son muchos los gatos famosos bien por sus propias peculiaridades o papeles o bien por pertenecer a personalidades del mundo VIP.

Los gatos han influenciado en la historia y vivencias de los personajes VIP, reyes y gobernantes desde el origen de los tiempos, acompañándoles en su existencia y aventuras.

Los famosos con gatos siempre se han caracterizado por ser más excéntricos a los ojos de los que no son tan amantes de los gatos, especialmente en la antigüedad, cuando los gatos no estaban aún reconocidos como animales domésticos.

Algunas razas de gato como los gatos Angora o los Persas sí que estaban relacionados con la aristocracia o incluso con el misticismo.

En Egipto, los gatos tenían su misión en la sociedad, eliminar todos los roedores que encontrasen. Pero no solo, también eran conocidos por su habilidad para espantar a las serpientes u otros reptiles tan temidos por los ciudadanos.

Cleopatra y los gatos

Cleopatra y los gatos

Gatos Famosos de la Aristocracia

Muchos aristócratas y gobernantes disfrutaban de la presencia de sus gatos incluso más que de la de muchos humanos.

  • Cleopatra: tuvo un gato llamado Charmain (Amuleto-Esencial).
  • El Emperador Ichijo de Japón: tuvo una gata llamada Myobu No Omoto (Omoto, Dama Esperando). El Emperador encarceló en una ocasión al dueño de un perro que persiguió a su gata al considerar que la gata había perdido su honor.
  • El Emperador Chu Hou-Tsung de China: tuvo un gato llamado Shuang-mei (Cejas Heladas).
  • La Reina Victoria del Reino Unido: tuvo un gato llamado White Heather (Brezo Blanco). Era un persa blanco y negro que tuvo al final de su vida. Cuando la reina murió, siguió viviendo en Buckingham Palace y se convirtió en la mascota de Eduardo VII.
  • El Zar Nicolás I de Rusia: tuvo un gato llamado Vashka.
  • La Emperatriz Zoe: la esposa de Constantino Monomaco hacía comer a su gato junto a ella en un plato de oro.