Desparasitar gatos

Es muy importante someter al gato a controles antiparasitarios periódicos.

Un gato puede tener parásitos externos e internos. Mientras que los externos pueden transmitir una amplia gama de enfermedades, aparte de producir picor en el gato, los parásitos internos debilitan al animal aumentando el riesgo de que desarrollen problemas mucho más graves. Hay que seguir siempre las indicaciones del veterinario y someter al gato a medidas antiparasitarias periódicas.

Desparasitar gatos

Es muy importante desparasitar a los gatos

Parásitos de gatos externos

Los síntomas que causan estos parásitos son picores y rascamiento, piel inflamada, piel deslustrada y con caspa y liendres adheridas al pelo. Lo más importante que hay que tener en cuenta es que estos parásitos pueden no estar visibles.
Si el gato tiene un polvo negro y brillante en la piel lo más seguro es que tenga pulgas. Hay que buscarlas y acudir al veterinario para que realice una exploración exhaustiva. Para prevenir una plaga de pulgas en los animales domésticos y en la familia lo mejor es utilizar insecticidas y antiparasitarios en todos los animales.

Aunque también existe el riesgo de que el gato tenga ácaros o piojos, lo más habitual son las pulgas. Si éstas son detectadas, es necesario desparasitar todo el hogar. Lo mejor es prevenir su aparición en los animales antes de que comience la temporada. Si un animal tiene pulgas, ha de ser aislado totalmente para evitar que otro resulte afectado, para después proceder a desparasitarlo.

Cada vez se dan más casos de garrapatas en gatos, sobre todo en verano. Las garrapatas se encuentran en los bosques, en el césped y también en parques y jardines.  Pueden estar presentes en matorrales plantas e incluso en patios interiores. Las garrapatas se alimentan de sangre por lo que serán muy felices como chupadores de sangre de nuestros gatos.

Garrapatas en gatos

Examina a tu gato ya que las garrapatas pueden esconderse

Parásitos de gatos internos

El gato puede tener varias clases de parásitos internos. Si tenemos al gato con diarrea acuosa o sanguinolienta es preferible llevar una muestra al veterinario para que, tras realizar unas pruebas, verifique si el gato tienen parásitos internos, en cuyo caso, también sabrá a qué clase corresponden.

Son síntomas de parásitos en gatos y en especial de los ascárides (Ascaris lumbricoides), una piel deslustrada, pérdida de peso o poco aumento, vómitos y diarrea y, en ocasiones, gusanos de color blanco rosáceo.

Otro parásito interno es la tenia o solitaria. Sus síntomas son un abdomen distendido y sacos de huevos del tamaño de un grano de arroz en la piel que rodea al ano. Para prevenirlo, hay que desparasitar al gato siguiendo las instrucciones del veterinario, previniendo o tratando las pulgas e impidiéndole comer despojos de animales o cadáveres.

Existe una clase de parásitos internos en los que no existe prevención rutinaria, como son CoccidiaGiardiaBabesia y la Toxoplasma. Además, la toxoplasmosis es una amenaza potencial para la salud de las personas, sobre todo de las embarazadas, quien debe evitar todo contacto con las heces del gato durante su gestación si el gato sale de casa o come carne cruda.

Desparasitar gatos

Para prevenir la aparición de parásitos de gatos, lo mejor es desparasitar periódicamente a los cachorros a partir de las dos semanas de edad, a las gatas preñadas y a los gatos que acaban de salir de un tratamiento prolongado a base de corticoesteroides.

Es muy importante desparasitar internamente a los gatos cada tres meses. Nuestro veterinario nos ofrecerá diversos tratamientos que vienen en forma de pastillas o de pipetas que se deben aplicar en el cuello del gato, ahí donde no llegue a poder chuparse la solución.

Además, si el gato suele salir de casa, hay que desparasitarlo por lo menos dos veces al año contra parásitos externos.