Cuidados de un gato

Una de las principales cosas para asegurar la salud de tu gato es llevarle regularmente al veterinario. Para gatos pequeños lo recomendable es llevarles nada más lleguen a nuestro hogar, el veterinario les hará un control general para afirmar si están libres de enfermedades; a las 9-12 semanas se deberá vacunar a los gatitos.

El gato deberá visitar al veterinario al menos una vez al año para realizar el seguimiento de sus vacunas y desparasitaciones. A parte de esto, si notas a tu gato extraño, decaído, con falta de apetito o cualquier comportamiento que pueda llamar tu atención también deberás llevarle al veterinario.

Hay varios cuidados que un gato debe tener, cuidados básicos y otros que nos ayudarán a que nuestro gato sea feliz y nuestra convivencia con él también.

gato mimado

Gato mimado feliz y en forma

Alimentos prohibidos para gatos

Tu gato necesita agua y comida siempre disponibles, asegúrate de que le das un pienso adecuado, de la gama más alta que te permita tu bolsillo, y cuida su dieta y su alimentación. Controla su peso y dale algún premio de vez en cuando y tu gato estará encantado.

Un gato nunca puede comer:

  • Chocolate
  • Cebollas
  • Ajo
  • Caramelos o dulces
  • Uvas

Tiempo para el gato

Alimentar a tu gato y llevarle al veterinario no es todo lo que tu gato necesita para ser feliz, ¡también te necesita a ti! Intenta jugar con tu gato al menos media hora al día, hazle caricias y vuestra relación de afecto perdurará por los años.

Peinar al gato regularmente

Es muy importante peinar al gato regularmente, así se ayudará a prevenir la aparición de bolas de pelo en su estómago, estimulará la circulación de su sangre y evitarás que tu ropa esté llena de pelos. A demás, será un momento estupendo para trabajar un poco la confianza y relación de afecto con tu gato.

Es importante elegir un peine para gatos adecuado, de púas si tu gato tiene el pelo más largo o de tipo cepillo para gatos comunes.