Cómo cuidar un gato

Este es un resumen de cómo cuidar un gato correctamente, a parte de nuestros consejos, dependiendo de tu gato o de los peligros que pueda entrañar tu hogar, tendrás que aguzar la vigilancia.

como cuidar un gato

Mantén a tu gato libre de peligro

Principales peligros para tu gato

Tanto dentro como fuera de la casa tu gato estará expuesto a una serie de peligros que pueden poner en riesgo su salud e incluso su vida.

En interiores será mucho más fácil prevenir los riesgos:

Cuidado con las lavadoras, secadoras, etc. Ellos se cuelan en cualquier parte sin que te des cuenta, especialmente en las secadoras por el calorcito. Ojo con eso, busca a tu gato tras cerrar la lavadora o secadora y luego ponla en marcha.

Cuidado también con los cubos de fregona (si tienes un gatito pequeño, puede subirse ahí sin que lo veas y ahogarse dentro sin poder salir) y con los productos de limpieza tóxicos.

Atención con también con agujas, cristales rotos, cositas pequeñas con las que se puedan atragantar, etc.

Ojo con las plantas de interior, la mayoría son tóxicas para tu gato, no las dejes a su alcance.

Otras precauciones o consejos para proporcionar a tu gato de todos los cuidados que necesita:

Redes para gatos

Ten cuidado con las ventanas y las terrazas, es un peligro para ellos. Puede que digas: “pero siempre se sienta en la ventana y nunca ha pasado nada”. Hasta el día en que pasa una paloma cerca, el gato ni lo piensa, salta a por ella por instinto y se cae. Hay sistemas para evitar estos accidentes, desde poner rejilla o malla a las famosas mosquiteras. Una de las opciones más recomendadas  para las terrazas son las redes para gatos que podrá cubrir toda la superficie de riesgo. Para ventanas la opción más recomendada son las mosquiteras, te las hacen a medida en cualquier tienda de persianas y el coste no es alto. De este modo, podemos abrir las ventanas en verano o para ventilar sin riesgos de accidente.

Redes para gatos

Redes para gatos para evitar peligro en terrazas y ventanas

Comida para gatos

Ojo con la alimentación que le das. Puede que veas piensos más baratos y digas “total, es lo mismo”. Pues no es lo mismo. Ese tipo de piensos provocan problemas digestivos, renales, etc al gato, y, finalmente, acabarás en el veterinario pagando un costoso tratamiento. Darle un pienso de gama alta, aunque cueste más cada bolsa, es ahorrar en veterinario, y, lo más importante, invertir enpienso de gama alta la salud y el bienestar de tu gato. Una alimentación con piensos baratos también puede desembocar en comportamientos de micción inadecuada, al tener el gato cristales en la orina, dolerle al orinar, asociar el arenero con ese dolor, y, a raiz de eso, orinar por la casa.

2 gatos mejor que uno

Considera ampliar la familia adoptando un compañero para tu gato. Mejorarás su calidad de vida en cuanto a sus horas de diversión, su salud (está demostrado que los gatos que viven con compañeros la mejoran), y el amor que recibe y da. Adoptar otro gato no supone más gastos (no se nota casi nada), y así cuando vayas al trabajo tu gato no se quedará solo en casa. Eso sí, piensatelo mucho, ya que es una gran responsabilidad, y siempre que decidas afirmativamente, adopta antes de comprar.

Hay miles de gatitos y gatos para adoptar abandonados, esperando un hogar. Adopta en función de lo que te diga el corazón, no te dejes llevar por falsos mitos de edad. Los gatitos pequeños no se adaptan mejor, suponen más responsabilidades y no sabes cual es su carácter, cuestión importante para congeniar con tu gato. Lo ideal es adoptar un gato adulto con el carácter formado.

abrazo de gatos

Mejor dos gatos que uno

Castrar gato

Sin duda, esteriliza a tu gato. Con ello evitas que contraiga multitud de enfermedades, y que no tienda a desarrollar tumores (especialmente en hembras). Además evitas problemas de marcaje, solucionas la gran mayoría de problemas de micción inadecuada y agresión, evitas el nacimiento de camadas indeseadas (por mucho que les busques buenas casas, ya hay muchos gatitos sin hogar, y muchos de los que tu des acabarán en la calle, o sus hijos, o los hijos de sus hijos…y así perpetuamos esto), evitas soportar los problemas del celo y especialmente a las gatas en celo (que en gatas es especialmente incómodo, sobre todo si maulla muy fuerte, puedes llegar a tener problemas con tus vecinos), y también evitas que tu gato lo pase mal (en una casa sin poder tener relacciones, y también durante el celo, tiempo durante el que se encuentran incómodos y alterados).

Infórmate siempre, e infórmate bien. No abandones nunca a tu gato porque alguien te diga que debes hacerlo por estar embarazada, por alergias, por problemas de comportamiento, etc. En esta web tienes artículos sobre estos temas que te ayudarán a ver las cosas más claras.

Si aun no tienes gato, piensa que un gato no es un peluche. Los gatos saltan, se suben a todas partes, dejan pelos, arañan los muebles (aunque esto se puede solucionar con un buen rascador), maullan, te despiertan por la noche, tienen sus necesidades…es una responsabilidad, es un ser vivo con el que vas a compartir vida durante muchos años. Si no tienes esto claro, es mejor que no adoptes ni compres un animal.